Estas visitando Archivo ContraPunto

Para ir a Diario Digital ContraPunto click AQUI

Facebook RSS Twitter

Noticias de El Salvador - ContraPunto

Septiembre 20 / 2014

NOTA: Campesinos afectados por crisis alimentaria

E-mail Imprimir PDF


El 58 por ciento de la población centroamericana vive en zonas rurales, según la FAO

Por Gloria Morán

SAN SALVADOR – La crisis alimentaria es un problema que afecta más a los pobladores del área rural de los países centroamericanos, denunció por  medio de un comunicado la organización “La Vía Campesina Centroamericana”.

La organización está integrada por campesinos sin tierra, pequeños agricultores, mujeres rurales, jóvenes y pueblos originarios de los países de Panamá, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua.

“Centroamérica atraviesa por una situación dramática en el área rural que se expresa por un enorme déficit alimentario nutricional y de exclusión social de los sectores más vulnerables de la sociedad”, cita el comunicado emitido por la Vía Campesina.

Ignacio Henríquez, coordinador de Acceso al Mercado de Pequeño Productores de Oxfam, dijo que existe una interpretación errónea del significado de seguridad alimentaria, puesto que  “se han enfocado más en la parte nutricional. Sin embargo, es un término mucho más amplio que lleva a pensar no solo en la disponibilidad sino también en el acceso de alimentos”.

En Centroamérica el 58 por ciento de la población es del área rural y un 42 por ciento vive en el área urbana, esto según la Oficina Regional de la Organización de Nacionales para la Alimentación y la Agricultura (FAO), tomando como fuente principal de investigación la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Asimismo, la FAO asegura que el 51 por ciento de los campesinos están en situación de pobreza y el 27 por ciento en extrema pobreza.

“En el área rural la situación es más alarmante, según informe Centro América en Cifras, publicado en diciembre del 2011 por la FAO y el Programa Regional de Seguridad Alimentaria para Centroamérica (PRESANCA); el nivel de indigencia llega hasta el 40 por ciento”, según el comunicado.

Son estas declaraciones las que hacen crecer las preocupaciones de lo las organizaciones agrupadas en “La Vía Campesina Centroamericana”.

Los representantes de la organización en Nicaragua afirman en el comunicado que con el informe de la FAO queda demostrado que quienes sufren mayormente la situación de pobreza, desnutrición y falta de atención son los campesinos y campesinas, las mujeres y los jóvenes y pueblos originarios del área rural centroamericana. En Nicaragua, 44,5 por ciento de la población, principalmente en el área rural, vive en pobreza.

Necesidad de una ley

Oscar Recinos, director de la Federación de Cooperativas de la Reforma Agraria Región Central de Responsabilidad Limitada (FECORACEN de R.L.), dijo que es necesario que en El Salvador se establezca de manera urgente la Ley de Soberanía Alimentaria para garantizar el acceso a los alimentos de toda la población.

Detalló que los mayores problemas que enfrentan actualmente los campesinos salvadoreños es la falta de acceso tierra, agua, créditos, asistencia técnica y a mercados locales que se conviertan en una alternativa ante la crisis.

“Como organizaciones de vías campesinas hemos venido presentando propuestas para poder enfrentar la crisis alimentaria, esas propuestas han estado en el orden de una propuesta de ley de soberanía alimentaria que le den fuerza a instituciones del Estado como el Centa, Ministerio de Agricultura y el Banco de Fomento Agropecuario para  que ellos tengan un control y garantizar la alimentación de la gente, de todos, no solo los campesinos”, declaró Recinos.

Recinos y Henríquez coinciden en que no se debe tomar la soberanía alimentaria como un tema ligado a la nutrición sino también al incentivo de la producción agrícola y disponibilidad de los alimentos.

El director de FECORACEN pide al Estado que no permita que la agricultura siga cayendo en manos de monopolios que manejan a su antojo el precio de los alimentos y que no permita el auge de los monocultivos puesto que solo generan mayor destrucción al medio ambiente y no permite aprovechar las tierras para la diversificación de siembra y cosechas.

“El abandono hacia la pequeña agricultura, ha causado a una escases de alimentos en el mundo y dificulta a las personas que están en el umbral de la pobreza la disponibilidad de los alimentos”, dijo Henríquez.

El representante de Oxfam enfatizó en la necesidad de que el Estado visibilice que los campesinos tienen una doble función, puesto que al darles incentivos para la agricultura no solo benefician su propio acceso a los alimentos sino que  se convierten, automáticamente, en un medio para que la gente de un país también tengan acceso.

Para esto, según Recinos, se necesita dejar de utilizar productos agrícolas transgénicos y generar cosechas a través de métodos alternativos como la siembra de semillas criollas y el uso de productos orgánicos.

 “Los transgénicos con todos los años que han estado en funcionamiento no han ni aumentado la productividad, ni la cantidad de alimentos, sino todo lo contrario, han disminuido la cantidad de alimentos en el mundo y por ende los precios han incrementado”, acotó Enríquez a l asegurar que los transgénicos no benefician en nada a los campesinos de ninguna parte del mundo.

Otros medios

Diario Cultural de El Salvador contrACultura

Portal de Audiovisuales ContraPuntoTV

Galería de Fotos ContraPuntoFoto

Archivo Digital Roque Dalton Roque Dalton