Estas visitando Archivo ContraPunto

Para ir a Diario Digital ContraPunto click AQUI

Facebook RSS Twitter

Noticias de El Salvador - ContraPunto

Abril 17 / 2014

Reserva innecesaria al Estatuto de Roma

E-mail Imprimir PDF
alt

El gobierno presentará una declaración de reserva sobre la retroactividad del tratado, algo incluido en el mismo, para tranquilizar a los sectores reticentes a la justicia

Por Fernando de Dios

SAN SALVADOR – El ministro de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez, explicó recientemente que el gobierno de El Salvador presentará dos reservas para su firma de adhesión al Estatuto de Roma, que rige jurídicamente a la Corte Penal Internacional (CPI).

Después de años de postergarse, finalmente el país se unirá a esta herramienta de justicia internacional que tiene como objetivo principal juzgar delitos contra la humanidad que por su magnitud y protagonistas no puedan serlo en el propio territorio de los países.

En El Salvador las reticencias a la adhesión han tenido varias causas. Además de la animadversión de una parte de la derecha a todo lo que suene a justicia universal capaz de juzgar delitos de lesa humanidad, el gobierno de Elías Antonio Saca recibió presiones directas de la administración de Estados Unidos para que no firmara el Estatuto.

El gobierno de George W. Bush hizo lobby en El Salvador para que el país no se uniera a la CPI para evitar cualquier posibilidad de que ciudadanos estadounidenses puedan ser juzgados bajo la jurisprudencia del tribunal internacional en el territorio nacional.

Sin embargo, nuevos escenarios se abren, y en la actualidad, la Unión Europea exige a los estados centroamericanos su integración a la CPI para ratificar el Acuerdo de Asociación (AdA) que está próximo a ponerse en marcha entre ambas regiones.

Recientemente Guatemala ratificó el Estatuto de Roma y en la región sólo restan Nicaragua y El Salvador por hacerlo.

No obstante, a nivel interno, la derecha salvadoreña todavía esgrime el temor a que la firma del Estatuto de Roma suponga la revisión de los hechos del pasado, las violaciones a derechos humanos cometidas en la guerra.

Aunque el propio Estatuto de Roma es claro en el punto de que no es retroactivo, es decir, que no se puede aplicar para juzgar delitos cometidos con anterioridad a su ratificación, el gobierno salvadoreño incluirá una declaración en la que aclare que el Estado no lo aplicará con carácter retroactivo.

"El Estatuto establece claramente que no puede ser aplicado de carácter retroactivo, pero como hay algunos sectores salvadoreños que les preocupa eso", se emitirá una declaración para dejar establecido "que el Estado de El Salvador entiende el espíritu y la letra del Estatuto de Roma, que no puede ser aplicado de carácter retroactivo", explicó Hugo Martínez.

La otra reserva que incluirá El Salvador se refiere a la inaplicabilidad de la pena de muerte, algo que sí deja abierto el Estatuto de Roma pero que no permite la Constitución de la República.

El canciller aseguró que una vez estén listas esas declaraciones se procederá a la adhesión de El Salvador al Estatuto de Roma.

Una vez firmada la adhesión, ésta deberá ser ratificada en la Asamblea Legislativa.

Mecanismo para lograr los votos de la derecha

El hecho de que a pesar de que el Estatuto de Roma establezca claramente que no se aplica de forma retroactiva plantea la duda sobre la necesidad de presentar una reserva sobre el mismo tema.

Para el director del Instituto de Derechos Humanos de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (IDHUCA), Benjamín Cuéllar, dice no entender “de dónde sacan que hay que hacer una reserva sobre la retroactividad; es lo que se les ha dicho desde el principio, que el Estatuto de Roma no es retroactivo”.

Cuéllar relata cómo hace unos meses estuvo en la Corte Penal Internacional y allí conversó con el juez español Baltasar Garzón, quien trabajaba allí como asesor jurídico.

Garzón le contó a Cuéllar que hacía poco había pasado por la CPI una delegación de diputados de El Salvador y se les había explicado nuevamente que el Estatuto de Roma no puede ser aplicado a delitos cometidos con anterioridad a su ratificación.

“Él (Garzón) me contó que ya se había explicado el A-B-C del Estatuto de Roma a una delegación de diputados no muy pequeña que estuvieron ahí, y él se maravillaba de la falta de capacidad para entender que no tiene efecto retroactivo”, dice Cuéllar.

El jurista afirma que a pesar de las evidencias, en ciertos sectores de la derecha “prevalece el temor que tienen a que sean castigados por los delitos que están conscientes que han cometido”.

Aunque Cuéllar tiene otro temor, y es que presentar estas reservas sirva para “seguir dando largas al asunto”; que la CPI diga que, por alguna razón, las reservas no son correctas y entonces haya que hacer un nuevo estudio, una nueva consulta, y se continúe dilatando la adhesión.

“Es la capacidad que tienen los sectores que le tienen pánico a la justicia para inmovilizar a un gobierno”, resume el director del IDHUCA.

Para la directora ejecutiva de la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (FESPAD), María Silvia Guillén, no hay duda de que esta reserva es “es el mecanismo por el cual van a lograr los votos de la derecha” para la ratificación del Estatuto de Roma en la Asamblea Legislativa.

Gillén no cree que presentar estas reservas suponga una nueva dilatación del proceso de adhesión de El Salvador al Estatuto de Roma, “porque los estados tienen derecho cuando van a ratificar un tratado a hacer reservas que tienen que ver con problemas constitucionales”.

“Para mí es clarísimo que hay problema constitucional con la pena de muerte y lo habría también con el tema de la retroactividad, porque la Constitución es clara en que la retroactividad solo es posible cuando es favorable al imputado”, añade la jurista.

En cualquier caso, ambos expertos en derechos humanos opinan que, si de una vez por todas El Salvador se adhiere a la Corte Penal Internacional será un paso adelante en la lucha contra la impunidad en el país.

“Es una herramienta útil y moderna para prevenir la repetición de hechos como los que ocurrieron en el país. En un país civilizado esto debería haberse hecho desde hace años”, valora Benjamín Cuéllar.

El ministro de Relaciones Exteriores fijó como plazo el segundo semestre de este año para que la ratificación sea una realidad.


Otros medios

Diario Cultural de El Salvador contrACultura

Portal de Audiovisuales ContraPuntoTV

Galería de Fotos ContraPuntoFoto

Archivo Digital Roque Dalton Roque Dalton