Estas visitando Archivo ContraPunto

Para ir a Diario Digital ContraPunto click AQUI

Facebook RSS Twitter

Noticias de El Salvador - ContraPunto

Abril 23 / 2014

ANÁLISIS: Migración, otro mercado

E-mail Imprimir PDF

Autoridades afirman que los migrantes salvadoreños gastan más de 40 millones al año en comisiones para los bancos por el envío de sus remesas

Por Gabriel García

SAN SALVADOR– El Banco Central de Reserva (BCR) informó que de 1998 a la fecha al país han entrado 33.917 millones de dólares producto de las remesas familiares que los salvadoreños envían desde Norteamérica. La economía salvadoreña depende desde hace algunos años principalmente de este flujo de dinero.

El BCR comunicó también que el flujo de remesas se volverá a recuperar este año respecto a 2009, en el que hubo una recaída de casi 400 millones anuales.

La dependencia de gobierno informó que en el primer mes de 2012 entraron 267.3 millones de dólares de remesas familiares, lo que supone un aumentado un 7,3 por ciento respecto a enero del año pasado (18.1 millones de dólares más).

La institución salvadoreña argumenta que el aumento en el flujo de remesas este año se debe a la “actividad positiva” que tuvo Estados Unidos en el último trimestre del 2011, en el que el Producto Interno Bruto creció 2,8 por ciento en términos anuales. Además, se observó que la tasa de desempleo global registrada en enero de 2012 fue de 8,3 por ciento, siendo la tasa más baja desde febrero de 2009.

Asimismo, el BCR expuso que aproximadamente el 70 por ciento de las remesas es liquidado por el sistema bancario internacional, un 20 por ciento es tramitado por las cajas de crédito y el resto corresponde a los llamadas “encomiendas” y a las entregas personales que los migrantes realizan al visitar sus países de origen.

El viceministro para los Salvadoreños en el Exterior, Juan José García, expresó que los migrantes de este país gastan 42 millones de dólares en las comisiones que los bancos reciben anualmente por tramitar las remesas. Esto representa el 7 por ciento del promedio de 3.600 millones de dólares que entran al país en concepto de las remesas familiares cada año.

Recientemente, el Banco Mundial (BM) elaboró una investigación sobre el perfil del migrante salvadoreño y su situación el país en el que reside. El estudio, realizado en el marco de fomentar la “transparencia” en el mercado de remesas, toma datos la Oficina del Censo de los Estados Unidos, la Encuesta de la Comunidad Estadounidense (ACS, por sus siglas en inglés), y del Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos.

Según los datos obtenidos por el BM, en 2011 los migrantes que proceden de países centroamericanos y República Dominicana gastaron alrededor de 800 millones de dólares en comisiones en el envío de remesas a sus familiares, monto que pasa a las arcas de la banca internacional.

El total de remesas enviadas por los migrantes de la región durante el 2011 representó aproximadamente 7 puntos del Producto Interno Bruto agregado de esos países.

Las comisiones, según el portal electrónico “Envía Centroamérica”, rondan entre los 5 y los 53 dólares dependiendo de los servicios que se presten en el envío.

Seguimos creciendo en el exterior

Por otra parte, el BM publicó que para el año 2010 había 1.214.049 salvadoreños legales en los Estados Unidos. El Salvador es el que mayor flujo de migrantes registra en promedio anual de Centroamérica, seguido de la comunidad dominicana y guatemalteca, que registraron un flujo migratorio de alrededor de las 800.000 personas hacia el norte.

No obstante, sumando los migrantes que están en situación de ilegalidad, el viceministro García estima que en este momento aproximadamente en Estados Unidos hay 2.5 millones de salvadoreños

De estas personas, las agencias estadounidenses informan que el 33,7 por ciento ha nacido en territorio norteamericano, mientras el 66,3 corresponden a nueva generación de migrantes.

Según el organismo internacional, la cantidad de salvadoreños en Estados Unidos ha crecido en un 157,7 por ciento entre el año 2000 y el 2010. De este crecimiento el 73 por ciento se concentran en California, Texas, Nueva York, Virginia y Maryland

De esta forma, el censo presenta a la migración salvadoreña como una migración reciente, pues el 35,9 de los salvadoreños corresponde a las generaciones que entraron antes de 1990, el 28,3 por ciento de los salvadoreños llegaron entre 1990 y 1999 y el 35,8 del año 2000 al 2010.

En este aspecto la población de salvadoreños más antigua reside en California (49,4 llegaron antes de 1990). Además existe una nueva área de ocupación de salvadoreños en los Estados de Maryland, Virginia y Texas, estados en los que luego del 2000 ha arribado el 43,1 por ciento ; el 39,8 por ciento y 37,3 por ciento de la comunidad salvadoreña de esos Estados respectivamente.

Los datos del BM, confirman que los salvadoreños hemos emigramos cada vez más hacia los Estados Unidos, pues el flujo creció en un 22,8 por ciento entre 2004 y 2010, lo que significó el 36 por ciento del aumento de la migración centroamericana, misma que creció en un 26 por ciento

Además las oficinas de monitoreo comunican que 46.147 salvadoreños emigran anualmente hacia los Estados Unidos. El único año en el que se detuvo el flujo de migrantes hacia el norte fue en el 2008, debido a la contracción de la demanda laboral, registrándose una disminución de 0,85 por ciento respecto al año anterior.

Las autoridades norteamericanas también han dicho que más del 50 por ciento de las residencias permanentes adjudicadas por el gobierno estadounidense entre el 2000 y el 2010 corresponden a centroamericanos. En este aspecto, el 22,6 por ciento se les ha otorgado a salvadoreños.

Migrantes, los eternos explotados

Las agencias internacionales dicen que el salvadoreño promedio en Estados Unidos gana aproximadamente 31.000 dólares al año (hombres 35.596 y mujeres 27.001). Sin embargo, el BM reveló que 19 de cada 100 salvadoreños está por debajo de la línea de pobreza.

Los centroamericanos están muy lejos todavía de la proporción de ingresos que tienen los estadounidenses, población de la cual el 15,5 por ciento están bajo la línea de pobreza. Además en Estados Unidos, el promedio de ingreso per cápita ronda los 53.500 dólares anuales.

Estados Unidos, según datos recientes, representa el 25 por ciento del PIB mundial.

Otra situación límite que afrontan los migrantes salvadoreños en Estados Unidos es las condiciones de vivienda, pues además de vivir hacinado, el migrante salvadoreño no tiene acceso a la propiedad. En este sentido solamente el 42,7 tiene casa propia, y de éstas el 89,2 están hipotecadas.

Pero además, si hay algo que ha caracterizado la migración de salvadoreños es el mantenimiento de la familia nuclear, muy a pesar de las condiciones en las que viven. El 65,6 por ciento dice habitar con padre, madre e hijos; el 19,8 por ciento con otro tipo de familiares y únicamente el 14,6 por ciento se encuentran viviendo solos.

Por su parte, Cancillería, con el afán de proteger el estatus laboral de los salvadoreños en Estados Unidos, logró la extensión por octava vez el programa de Protección Temporal de Status migratorio (TPS).

En este aspecto, el vicecanciller García afirmó que hasta la fecha se tienen 212.000 inscritos. En este momento se encuentra en curso la octava ronda de inscripción.

Desperdicio de capital humano

Por otra parte, las agencias estadounidenses confirmaron el 44,5 de los salvadoreños que residen en los Estados Unidos son bachilleres o tienen grados universitarios.

Este mismo fenómeno ocurre en todos los países centroamericanos, puesto que en total el 68,3 por ciento de esta comunidad de migrantes son bachilleres o poseen un grado superior.

Con este grado de especialidad los salvadoreños no logran insertarse en un mercado laboral saturado de técnicos, como lo es el norteamericano. Nuestros compatriotas trabajan en su mayoría en las áreas de alimentos, recreaciòny hospedaje (16,8 por ciento), construcción, (14,3 por ciento) y Servicios de administración, profesionales y científicos (13,3 por ciento)

De esta manera el 70 por ciento de los hombres realizan trabajo físico, mientras un poco más del 50 por ciento de salvadoreñas trabajan en ocupación de servicios.

Según el BM, la mayoría de miembros de la comunidad centroamericana en los Estados Unidos está en edades productivas, pues el 88,5 por ciento se encuentra en el rango entre 18 y 65 años.

No así la población estadounidense, de la cual el 62,9 por ciento tiene entre 18 y 65 años.

Otros medios

Diario Cultural de El Salvador contrACultura

Portal de Audiovisuales ContraPuntoTV

Galería de Fotos ContraPuntoFoto

Archivo Digital Roque Dalton Roque Dalton